Martes 28 de Septiembre del 2021

En este año de pandemia, el hambre ha aumentado significativamente

REDACCIÓN SALUD. De acuerdo a diferentes informes emitidos por las Naciones Unidas, durante este último año de pandemia el hambre ha causado estragos en muchos sectores, siendo la principal preocupación de varios países.

El mayor aumento de desnutrición y hambre se encuentra en África, donde se cree que la situación se encuentra en un punto bastante crítico. Tanto es así que si el mundo hace algo para revertir la situación, los resultados se estarán observando ya para el 2030.

El hambre se ha agraviado

En comparación con años anteriores, el hambre empeoró significativamente a nivel global, probablemente debido a las medidas que se tomaron contra el Covid-19. Sin duda, esta es una de las repercusiones más significativas que ha dejado esta enfermedad.

A pesar de que aún no se ha registrado completamente el impacto de la pandemia, se estima que aproximadamente una décima parte de la población mundial se encuentra en condiciones de subalimentación (unos 811 millones de personas). Esto quiere decir que estas poblaciones no comen los alimentos suficientes para tener una vida saludable y balanceada.

Para el año 2010, el hambre ya había comenzado a incrementar de forma cautelosa y paulatina. Sin embargo, las cifras del 2020 realmente son aterradoras.

Durante el pasado año, el hambre se disparó hasta el punto en que el 9,9% de la población se encontraba en decadencia alimenticia, en comparación con el 8,4% que se registró para el año 2019. De este porcentaje, más de la mitad de la población en pobres condiciones alimenticias (aproximadamente unos 418 millones de personas) vive en Asia; mientras que un tercio se encuentra en África (unos 282 millones de personas), y una parte más pequeña (60 millones) está en América Latina. Sin embargo, en África es el continente que ha visto un mayor aumento del hambre.

Aún hay esperanza

A pesar de que las condiciones alimenticias son agravantes, aún se puede promover la seguridad alimentaria y nutritiva mediante la transformación de los sistemas alimentarios. Por eso, las esperanzas se encuentran en el impulso diplomático para que estos sistemas se conviertan en una prioridad a nivel global.

error: Content is protected !!