Martes 28 de Septiembre del 2021

El último año del gobierno de Duque y la incertidumbre política de Colombia

REDACCIÓN POLITICA. ¿Qué pasará en Colombia en las próximas elecciones presidenciales? Esta es una de las interrogantes que más suenan en el contexto político de este país suramericano, y que ponen en la cuerda floja las aspiraciones de Iván Duque por la reelección.

Duque se inició en la política con el respaldo del ex presidente Álvaro Uribe, quien había marcado un antes y un después en la historia de Colombia por los tratados de paz contra las fuerzas insurgentes de esa nación. Sin embargo, a pesar de que el presidente Duque trató de mantenerse como independiente,  su gestión ha resultado con un balance desfavorable a su favor.

El gobierno de Duque

Este presidente llegó al poder sin ningún tipo de intermediación por parte de la FARC, luego del éxito del tratado de paz que hiciera su antecesor Juan Manuel Santos. Sin embargo, en estos tres años de su mandato aún no queda claro cuál sería su legado

Durante este último año, al igual que ha ocurrido en otros países, la pandemia del coronavirus afectó las decisiones políticas en materia social y económica. No obstante, para el gobierno de Iván Duque se ha evidenciado altos y bajos en la aceptación de la población.

Por un lado está su firme posición en contra de la crisis política de Venezuela, dando el respaldo a  sus ciudadanos desplazados en el territorio colombiano a través de su legalización. Por otro lado se encuentran sus decisiones en materia tributaria, que despertaron el rotundo rechazo de la población provocando las marchas del pasado mes de mayo, que resultaron negativas contra la gestión del presidente.   

Estas secuelas de las protestas ponen de manifiesto la incertidumbre política de Colombia en las próximas elecciones y las aspiraciones de Duque a un segundo mandato, que también dejaría atrás las influencias políticas del uribismo. Solo queda esperar las decisiones de los colombianos y cuáles serían los cambios que más favorecen al país.

Quedan dos caminos a seguir: mantener firme la democracia e independencia de la nación, muy a pesar de las decisiones desacertadas de éste último gobierno (quien evidentemente fracasó en materia económica y social), o decidir por un cambio radical de política que tampoco ha sido favorable por otros países del continente y que conllevaría un eminente atraso para el país colombiano.

error: Content is protected !!